Seguidores

sábado, 23 de mayo de 2009

La Plata, cada vez más lejos de Haedo en tren



Pese a que en el último anuncio de electrificación de ramales del ferrocarril Roca se incluyó el tramo Temperley-Haedo, el último cambio de horarios aplicado en esa línea por parte de la Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencia (UGOFE)-Línea General Roca (LGR) no incluyó modificaciones para ese sector, que mantiene una suerte de “diagrama de emergencia” aplicado por el anterior concesionario, Metropolitano: un servicio cada 65 minutos que emplea 52 minutos para cubrir los 26 kilómetros que separan a ambas cabeceras.
Anteriormente, había un tren cada 40 minutos que demoraba 42 minutos. Pero el desmejoramiento de las vías y la falta de locomotoras provocó la restricción en las prestaciones, que no parece que se vaya a modificar en lo inmediato.

Directos en 90 minutos

Y parece un sueño lo que ocurría en 1985, cuando había trenes directos entre Haedo y La Plata que empleaban una hora y 35 minutos para recorrer los 69 kilómetros que separan ambas estaciones, trayecto que construyó el Ferrocarril del Oeste -administrado por el gobierno bonaerense- para acceder a la flamante capital provincial, inaugurado en agosto de 1886: ahora hay que hacer tres trasbordos: en Temperley, Bosques y Berazategui, y el viaje insume por lo menos tres horas.
De hecho, es más rápido tomar desde Haedo un tren a Once, luego el subte (líneas A y C) a Plaza Constitución, y desde allí el tren a La Plata, recorrido que puede insumir dos horas y 20 minutos.
El regreso de los directos Haedo-La Plata, parece una utopía, pero una solución intermedia sería el reestablecimiento de los directos Temperley-La Plata, algo que reclaman los usuarios que viven en distintas ciudades de la zona sur: Lomas de Zamora, Temperley, José Mármol, Rafael Calzada, Claypole, Ingeniero Dante Ardigó, Florencio Varela, Zeballos, Bosques, Santa Sofía y Gutiérrez.

Prolongadas esperas

Los trasbordos en Bosques y Berazategui (antes había que hacerlo solamente en esta última) se debe a la supresión del servicio vía circuito: el convoy que salía de Constitución y circulaba vía Berazategui, Bosques, Temperley para retornar a la cabecera. Ahora los servicios que salen de Constitución tienen como cabecera Bosques, ya sea vía Berazategui o vía Temperley.
En consecuencia, para ir de Temperley a Berazategui, hay que cambiar de tren en Bosques, donde hay que aguardar 15 minutos, lo que incrementa el tiempo de viaje en un 30 por ciento. El inconveniente es aún mayor para viajar de Temperley a La Plata: a la combinación en Bosques hay que sumarle la de Berazategui -donde hay que aguardar 17 minutos- con lo que el viaje entre las estaciones citadas demanda dos horas, tiempo del cual media hora se pierde esperando.
Los memoriosos recuerdan que en consonancia con la inauguración de los servicios eléctricos entre Constitución, Glew y Ezeiza -el 9 de noviembre de 1985- entró en vigencia un diagrama que permitía llegar de Mármol a La Plata en 70 minutos -con un tren cada media hora- a los que se agregaban lo trenes semirápidos (procedentes de Haedo), que cubrían el trayecto en 56 minutos, todo muy lejos de los 120 minutos actuales.

Vías en mal estado

Las vías por las que circulaban esos convoyes no desaparecieron: unen Gutiérrez con Villa Elisa, pero no admiten velocidades mayores de 30 kilómetros: con rieles antiguos y gastados, durmientes en mal estado, eclisas y tirafondos faltantes y mal ajustados y balasto de tierra, son utilizadas por pesados cargueros, como el que transporta carbón de coque entre Luján de Cuyo (Mendoza) y la destilería Copetro de Ensenada (utilizando las vías del ferrocarril San Martín hasta Alianza -en Santos Lugares- donde invierte la ubicación de la máquina y vuelve hasta Caseros, para allí tomar el ramal a Haedo para seguir vía Temperley-Bosques) y el que lleva bobinas de metal -denominado “el bobinero”- desde la planta de Siderar en Sánchez (en las inmediaciones de Ramallo) hasta la ubicada también en Ensenada.
Extraordinariamente -cuando hay algún inconveniente en la vía Quilmes- los trenes que unen Constitución con La Plata o viceversa son desviados por ese ramal, al que maquinistas consultados por este medio señalaron que “está en pésimo estado”.
Por lo tanto, todo indica que antes de restablecer el servicio de trenes de pasajeros entre Bosques y Villa Elisa es imprescindible el mejoramiento de ese tramo, tarea que también aparece necesaria entre Bosques y Ranelagh, donde se incrementó el tiempo de viaje.

Fuente: Diario Popular