Seguidores

domingo, 12 de diciembre de 2010

Tras los pasos de La Trochita

El tren unió, entre 1914 y 1929, Sierra de la Ventana y el Club Hotel de Villa. Sin embargo, con el paso del tiempo se han perdido sectores de la traza, los rieles y hasta partes de alcantarillas. El proyecto de los departamentos de Ingeniería y Geografía y Turismo propone recuperar el recorrido como paseo temático. Profesionales y estudiantes pertenecientes a los departamentos de Ingeniería y Geografía y Turismo de la Universidad Nacional del Sur llevaron a cabo durante los últimos tres años un interesante proyecto tendiente a recuperar la traza y reflotar, como paseo temático, el trayecto que en los primeros años del siglo pasado utilizó La Trochita, el ferrocarril de 18 kilómetros de extensión que unía Sierra de la Ventana con el Club Hotel de Villa Ventana. Si bien en un principio la idea fue realizar un relevamiento del área para conocer en forma exacta el recorrido del tren, con el correr de los meses y la profundización del estudio, también se observó la necesidad de desarrollar un trabajo consciente y constante que permita un mejor cuidado de la traza y, sobre todo, la conservación de las obras de arte o las bases de puentes que atravesaba. El trabajo nació como una investigación desprendida de un proyecto de la doctora de la UNS y profesional del Conicet Alicia Campo, denominado "La geografía física del suroeste de la provincia de Buenos Aires. Relaciones del hombre y el medio natural". A partir de él surgió este proyecto, del que participaron tanto la UNS como el municipio de Tornquist. "En realidad, se trató de una posibilidad única para los alumnos, que pudieron realizar trabajos de campo de estas características y utilizar elementos de precisión de gran tecnología", remarcó la agrimensora Nilda Di Croche, del departamento de Ingeniería de la universidad. "Más allá del aspecto profesional, se trata de hacer un recorrido rodeados de un paisaje increíble, que culmina con la llegada al ex Club Hotel. Todo ese lugar debería abrirse para que podamos entender por qué a principios de siglo pasado hubo gente que quiso invertir y montar semejante infraestructura", agregó. Con la organización adecuada, y la solución a ciertas cuestiones de índole legal que incluyen la propiedad de las tierras, el paseo temático podría estar en funcionamiento en un año y medio, aproximadamente. El trabajo llevado a cabo por la UNS --del que participaron los alumnos de la carrera de Agrimensura Horacio Falabello, Alejandro Gallo, Mauricio Costello, Cristian Argüello, Cristian Fuhr y Cirilo Olleta y los profesores Beatriz Aldalur y Pablo Napal-- consistió en un relevamiento de la traza y una investigación sobre el estado dominial del lugar. Para ello, se buscaron distintos antecedentes y se determinó el recorrido original del tren, para lo cual se buscaron y reconocieron las obras de arte y se tomaron fotos del lugar. La profesional lamentó también el mal estado que presentan algunos sectores, ya sea por el paso del tiempo o por el accionar humano, y remarcó que es necesario crear una conciencia general que permita conservar estos lugares. "No quiero escuchar grandes discursos en los cuales se hable de la importancia de cuidar la traza, sino que se haga un trabajo responsable y continuo que mantenga las obras de arte, y mantenga el recorrido limpio", señaló. "Lamentablemente, en algunos lugares hemos visto que están preparadas las piedras que componen las obras de arte para llevárselas. Es decir, están usando el lugar como cantera. Ni tampoco sabemos qué pudo haber pasado con los rieles a lo largo de toda la traza, que ya no están más", agregó. Di Croche sostuvo que es necesario ya ponerse a trabajar. "Tenemos que dejar de lado los grandes discursos, porque hay que limpiar el lugar, recorrerlo y mantenerlo. Desde que empezamos a trabajar hace tres años, ya desapareció una alcantarilla: como no dejaba correr el agua, alguien la quitó", dijo. "Por ejemplo, hay puentes que están descalzados, que si bien hoy se encuentran en pie, no sabemos cuánto más van a estarlo. Ni tampoco podemos decir que limpiemos todo el sector de una vez, porque es un trabajo que hay que hacer a conciencia", agregó. La docente de la UNS remarcó que es absolutamente necesario que la propia comunidad conozca de la importancia que tiene ese sitio para la historia de la Comarca Serrana. "Hay que hacer charlas y que la gente entienda que hay que cuidar ese lugar, que es necesario preservar sin que nadie tome un dominio sobre él. Hasta puede ser importante para los dueños de las parcelas que se encuentran a la vera de la traza de la trocha, para que puedan hacer sus propios emprendimientos turísticos, y de esta manera también colaborarían con el cuidado del lugar", aclaró. "Entonces, demostremos que esto es importante con hechos, determinando qué hacemos para ponerlo en funcionamiento, o para mantenerlo", sostuvo.

Sectores. En la actualidad, los 18 kilómetros que comprendió el trayecto de La Trochita --que funcionó entre 1914 y 1920-- están comprendidos en cuatro sectores perfectamente separados entre sí:

* Desde la estación de trenes de Sierra de la Ventana (antiguamente denominada Sauce Grande) hasta la progresiva 5,15 kilómetros, por la avenida San Martín continuando al costado de la ruta provincial 72.

* El segundo sector, que incluye un recorrido de unos 2 kilómetros de extensión, correspondía a una propiedad de Jorge de Nicolás --a quien le pagaron 5 mil pesos de la época, cuando él pedía 15 mil; cuando la volvió a comprar, abonó por el mismo terreno sólo 900 pesos--, y comprende la línea que va desde la progresiva 5,15 a la 7,112.

* El tercer tramo, de poco más de 3 mil metros, en la actualidad pertenece a la Administración de Infraestructuras Ferroviarias. Un dato curioso se da en este sector, ya que al momento de vender sus tierras --a principios de siglo pasado--, el dueño original del campo pidió que se respetase un monte que había en el lugar, lo que obligó a que la traza fuera modificada para preservar la vegetación. Sin embargo, ese cambio no se registró en los papeles, por lo cual sólo se conoce la traza original. "Hay que resaltar la importancia --como resaltó la profesora Nora Cinquini-- de que a principios de siglo pasado, un proyecto ferroviario fuera modificado para salvar un bosque natural", comentó Di Croche.

* El cuarto y último tramo está ubicado en un polígono de 5 mil hectáreas que, si bien se encuentra loteado, respeta la traza original del ferrocarril.

Entre cartas y satélites. Para el trabajo realizado por profesionales y estudiantes del área de Agronomía, se realizaron relevamientos con cartografía, se utilizaron sistemas de posicionamiento satelital (GPS), y hasta se investigaron cartas de aquella época que se encuentran en el Instituto Geográfico Nacional. También se recibió la colaboración del Instituto Geográfico Nacional, de la Fundación Ferroviaria, de la dirección de Geodesia de la Provincia, del museo Ferroviario General Belgrano --que proveyó planos de cada tramo de la traza, además de cartas entre empresas y particulares--, y del Registro de la Propiedad bonaerense. "En base a todo esto, pudimos corroborar que muchas de las suposiciones que habíamos hecho eran acertadas, además de las proyecciones que habíamos hecho sobre la traza o la titularidad de los terrenos", remarcó. Una vez que contaron con todos los elementos, se confeccionó un archivo de imagen tridimensional de acuerdo a las indicaciones de la traza, según estaba estipulada en los documentos originales. "Después hicimos un fotomosaico con todas las fotografías aéreas del lugar. Cuando llevamos los dos a una misma escala, pudimos ver que la coincidencia entre ambos es casi perfecta", señaló Di Croche. La docente manifestó la importancia de darle continuidad a esta tarea, con la mensura de esos sectores por parte del municipio de Tornquist, de manera que en un futuro no muy lejano se pueda constituir un paseo temático. "Seguramente la UNS estará a la par, aportando todos los elementos y conocimientos que tenemos y hemos obtenido", recalcó. Di Croche sostuvo que sería importante que profesionales especialistas en construcción puedan brindar datos sobre los materiales, y de qué manera se puede proteger y apuntalar dichos lugares. "Hay que incorporar especialistas de diferentes áreas para conocer en el recorrido de la traza, y todo lo que el caminante pueda visualizar. Todos los datos y herramientas que podamos otorgarle a la gente, hará más entretenido y educativo el recorrido. "Hay que concientizar y dar charlas a los estudiantes para que entiendan que esto es algo que nos representa y marca --entre otras cosas-- la identidad de la Comarca Serrana. Cada ladrillo que está colocado en la traza es irrecuperable y es un deber cuidar y proteger dicho patrimonio", aseveró. Información. Para obtener mayor información sobre la traza y la historia del lugar, se implementó una dirección de mail (latrochitasv@gmail.com) para que la gente envíe información o historias sobre el tren y enriquezcan el trabajo. Además, en breve se pondrá en funcionamiento un blog (www.latrochitasv.blogspot.com) con información sobre el lugar.

fuente : LA NUEVA PROVINCIA

No hay comentarios: