Seguidores

martes, 15 de marzo de 2011

Las mejoras, a cargo de un hombre de Pedraza

Los trenes Talgo que el Gobierno importó de España para mejorar los servicios a Mar del Plata van camino a sumar una nueva “perla” a la larga lista de hechos llamativos que vienen acumulando desde que arribaron al país a fines de 2010. Pese a que por lo bajo los funcionarios se quejan de la situación planteada con el gremio de la Unión Ferroviaria (UF), todo indica que el ministerio de Planificación de Julio De Vido dejará el manejo de modernos trenes Talgo en manos de un hombre de confianza de José Pedraza , el titular de los ferroviarios que fue detenido y procesado como instigador del asesinato de Mariano Ferreyra. Se trata de Juan Rosauro Araya, el presidente de la empresa estatal Sociedad Operadora Ferroviaria (SOFSE), que según el esquema armado será el encargado de manejar el único servicio diario de refuerzo que, con los nuevos coches, debutaría en los feriados de Semana Santa para sumarse al resto de los viajes que seguirán realizándose con los viejos trenes. Araya es uno de los abogados de la UF y controla la SOFSE desde fines de 2009. Llegó a ese sillón por la aceitada relación que el gobierno entabló con los gremios ferroviarios en 2003, y que se mantiene hasta hoy. A cambio de acompañar la gestión y defender el “modelo”, la UF y La Fraternidad –el gremio de los maquinistas– se quedaron con varios puestos claves en las empresas estatales del sector. Comprometido en varias escuchas telefónicas de la causa Ferreyra, Araya –que coordinó la contratación de los abogados de los delegados de la línea Roca que fueron detenidos– arrastra una polémica gestión al frente de la SOFSE. A mediados del año pasado, fue desautorizado por el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi por haber contratado en forma directa una obra de arreglo de vías por $ 3 millones que según el estatuto de la empresa no podía haber hecho. Sin tener en cuenta los cuestionamientos políticos, el Gobierno puso a Araya a cargo del “Tren del Bicentenario” , con el cual se busca mejorar el servicio a la costa. Junto con Ferrobaires –la empresa bonaerense que está en la mira por el trágico choque de San Miguel–, la SOFSE está trabajando para correr los trenes Talgo a partir de Semana Santa. Desde que llegaron, los Talgo acumularon contratiempos. Primero, la Aduana los retuvo casi dos meses por una cuestión impositiva. Luego, se retrasaron las pruebas técnicas. Y el día en que Cristina los iba a presentar, la detención de Pedraza la obligó a levantar el acto que ya estaba armado en Mar del Plata.

Fuente : Clarin

1 comentario:

El viajero en el tiempo dijo...

Me parece que si la fuente es siempre Clarín, las noticias serán funestas, aunque sean buenas. Trabajan de oposición política, ya que la "oposición" está descarriada.
Yo viajo en el Roca urbano, y vía Quilmes antes estaban las ventanillas rotas, no habia luz, y algunos vagones parecían celulares policiales. Ahora, están restaurados, hay luz en todos los coches y vidrios en las ventanillas. Hay que ver quién hace el vandalismo qué función cumple este.